Ultracavitación

Derechos de foto de Fotolia

 La Ultracavitación

La ultracavitación es uno de los grandes avances de la ciencia médica en la rama de Medicina Estética. Aquellas imperfecciones faciales que antes permanecían para siempre o el deterioro natural del cuerpo eran achaques insalvables hasta el desarrollo de esta nueva ciencia.

Igualmente, padecer un accidente con consecuencias nefastas para la estética eran problemas sin remedio. Como ocurre con toda ciencia, las innovaciones presentes superan los inconvenientes de las anteriores, quedando estas últimas obsoletas.El más conocido hasta ahora entre los diversos tratamientos de pérdida de grasa era la liposucción. El inconveniente de la liposucción es la necesidad de pasar por el quirófano, con los inevitables riesgos asociados a toda intervención quirúrgica. Esto representaba un serio obstáculo. Un nudo gordiano aparentemente imposible de liberar.

Liposucción sin cirugía

Esto ha quedado atrás gracias a Ultracavitación. Este nuevo tratamiento es también llamado “liposucción sin cirugía” y es la última generación de tratamientos para la celulitis y sobrepeso en general. Este novedoso tratamiento permite reducir el tejido adiposo sin necesidad de recurrir al quirófano, ni tratamientos agresivos e insufribles.
Esta nueva técnica se basa en ultrasonidos que destruyen las células grasas. Se trata de aplicar una frecuencia de vibración concreta alrededor de las zonas objetivo.

A una frecuencia concreta, se logró demostrar que se destruyen células de grasa y no otras. Este gran avance permite que se pierdan varias tallas en muy pocas sesiones. Tomando entre 6 y 8 sesiones, que duran entre 2 y 3 meses, los resultados son notables.

La nueva técnica para la pérdida de grasa puede ser aplicada en cualquiera de las zonas de acumulación de lípidos. Las más habituales son el abdomen o los muslos entre otras.
Cada sesión, que puede durar unos 20 minutos aproximadamente, no tiene inconveniente alguno para los huesos o la piel. Por supuesto, no requiere anestesia ni ningún tipo de analgésico o fármaco para su aplicación de forma indolora.

Además, esta técnica no está contraindicada para ningún sexo (siempre y cuando no haya embarazo en la mujer) y se puede aplicar en personas de entre 18 y 65 años.
Para asegurarse de que le ofertan una sesión de ultracavitación y no un equipo de ultrasonido convencional, debe tener presente que la frecuencia debe aproximarse a los 40 KhZ, para que las vibraciones se centren en los adipositos.

También se requiere una potencia de 40 W. Es muy importante realizar tras cada sesión un drenaje linfático, así como seguir una dieta baja en calorías. De lo contrario, las células grasas que se eliminan con el tratamiento pueden aparecer en poco tiempo a causa de una inadecuada alimentación.

Riesgos de la cavitación

Del mismo modo, es clave seleccionar una clínica o centro médico especializado en la técnica para su correcta aplicación. Se debe pasar por un examen personalizado para un óptimo diagnóstico acerca del tipo de celulitis que se padece.

No hay que olvidar que cualquier tratamiento o técnica de éxito tiene siempre falsos competidores. Siempre existirán personas sin la necesaria cualificación fingiendo capacidad para llevar a cabo tratamientos estéticos. Esto puede acarrear graves consecuencias para la salud y convertir un tratamiento seguro e indoloro en un peligro.

 

 

Si quieres saber algo más sobre la cavitación, puedes leer este artículo adicional.

¿Quieres sabes más? Tenemos más información para tí, puedes investigar sobre los precios de la cavitación en nuestro blog y, por supuesto, darnos tu opinión para compartirla con los lectores, ¡seguro que es de utilidad!